¿Conoces las distintas fuentes de alimentos ricos en hidratos carbono?

 

En varias ocasiones ya hemos comentado la importancia de los hidratos de carbono en la alimentación . Son la fuente principal de energía y por ello deben incluirse en la dieta diaria según nuestras necesidades. Pero, ¿Conoces las distintas fuentes de hidratos de carbono? No solamente es la pasta y el arroz, sino que hay más. ¡Vamos a verlos!

 

De hidratos de carbono diferenciamos dos tipos. Por un lado, los sencillos provenientes del azúcar de la fruta, del propio azúcar de mesa, así como del añadido en alimentos como los refrescos azucarados. Estos deben incluirse moderadamente en la dieta. Por otro lado, los hidratos de carbono complejos que los encontramos principalmente en el almidón de los cereales y sus derivados, las legumbres y los tubérculos. Estos son los que más se deben potenciar ya que nos proporcionan energía a largo plazo .

 

Empezamos por los cereales. El trigo es uno de los cereales más consumidos en la dieta mediterránea del que se obtienen un amplio abanico de alimentos como el pan, la pasta alimenticia, la harina… Pero, además del trigo también encontramos el arroz en todas sus presentaciones y cada vez se está extendiendo más la costumbre de tomar otro tipo de cereales como el maíz, la avena o la cebada, así como pseudocereales como la quínoa.

 

Nutricionalmente, destacar que los cereales además de ser ricos en hidratos de carbono, contienen proteínas vegetales, vitaminas y minerales. Resaltar, que a diferencia de los demás cereales, la quínoa contiene un perfil de proteínas, que a pesar de ser vegetal, es similar a la de las carnes, los pescados o los huevos. Además, de tener en cuenta que si los cereales son integrales la proporción de fibra, vitaminas y minerales es mayor.

 

Las legumbres, como los guisantes, las lentejas, las alubias, los garbanzos, la soja o las habas contienen además de hidratos de carbono complejos, una mayor proporción de proteínas vegetales y fibra que los cereales.

 

En cuanto a los tubérculos encontramos la patata que es el más conocido. Pero otros son la yuca, el boniato o la chufa. Desde el punto de vista nutricional, destacar que la el boniato tiene una ligera cantidad mayor de azucares, así como carotenos, de ahí su sabor más dulce y color más anaranjado.

 

¿Y en la cocina? Tanto los cereales, como las legumbres y los tubérculos admiten muchas maneras de cocinarlos. Por ejemplo, las legumbres pueden tomarse en guisos, pero también en puré como el Hummus de garbanzos o guisantes de Argal . También se pueden obtener harinas y utilizarlos en sustitución de la harina de trigo en la personas celíacas . El boniato puede ser ingrediente de recetas platos principales, pero también de dulces postres. La avena puede tomarse en harina y emplearse para hacer tortitas o postres, o consumirse como cereal de desayuno.

 

¡Incluye en tu dieta la máxima variedad de alimentos, entre ellos de cereales, de legumbres y tubérculos!