blog-diana-ballart

Nunca es demasiado tarde para soñar en grande


Dream Big, sueña en grande. Algunas veces he pensado en tatuármelo en la piel.

Hace 2 años mi vida cambió porqué un día, concretamente el 17 de noviembre de 2017, me di cuenta que si soñaba, debía hacerlo en grande. Estaba estudiando el máster de emprendimiento y desarrollo empresarial y con unos compañeros de clase decidimos apuntarnos a un evento de emprendimiento, organizado por Catalunya Emprèn e Imagine Creativity Center. El evento, en el que éramos 7.000 participantes, constaba de 3 horas de competición, donde nos lanzaban un reto y debíamos buscar una solución innovadora para solucionarlo. El reto planteado, fue: ¿Cómo prevenir las enfermedades tropicales en países subdesarrollados a través de Big Data? Un reto de salud y tecnología, dos mundos que no formaban parte de mi background. Soy publicista, he trabajado como redactora, responsable de comunicación, estrategia… y esa era la primera vez que me planteaba cómo trabajar en el mundo healthtech, pero siempre hay una primera vez para todo.

blog-diana-ballart-vegas
Siguiendo una metodología de innovación disruptiva, el método Lombard, ideamos un producto que era tan loco como interesante: un caramelo que detectara las enfermedades. ¿Por qué no? Lo presentamos, competimos y finalmente, ganamos. Ganamos el «iFest Dream BiG Challenge» compitiendo con más de 300 equipos y la felicidad no me cabía en el pecho. El premio fue acelerar la idea en un viaje de innovación, el Imagine Express: Barcelona, Paris, London. Fuimos a la aceleración, lo dimos todo y volvimos a ganar. Presentamos el proyecto delante de centenares de personas en el 4YFN del MWC y, después de esto, lo vimos: debíamos continuar con el proyecto. ¡Esto no podía parar!

Conseguimos entrar a una aceleradora de negocios en Barcelona, Conector. Al estar aquí, contactamos con mentores del sector healthtech y de innovación, buscamos la forma de colaboración con centros de tecnología, entramos al detalle con el prototipo… pero aun nos quedaban muchas aventuras por venir: ese verano de 2018 estuve un mes en Silicon Valley y Los Angeles, trabajando en el proyecto. ¿Cómo puede ser que haya conocido a expertos internacionales del sector y me presten su tiempo para reunirnos y hablar del proyecto? ¿Cómo es que estoy en Silicon Valley, la cuna del emprendimiento? ¿Cómo, cómo lo estoy consiguiendo? Me preguntaba algunos días. Hasta que por fin lo entendí: el mayor motor de todo lo que estaba pasando era que, un día decidí atreverme a soñar en grande y luchar por ello. Cuando estoy cansada recorro a la pasión, me obligo a recordar el porqué estoy haciendo lo que hago. Cuando tengo un mal día, pienso en todas las personas que han confiado en mi (y también en los que dudan, y que justamente estoy dispuesta a demostrar que sí, que sí que puedo). Cuando hay temporadas que se puede avanzar menos del que nos gustaría, recuerdo las puertas que se han abierto solo porqué un día decidí contar al mundo mi sueño. Y es aquí donde está Argal y Gente que Ama lo que Hace: ganar el primer premio fue el impulso que necesitaba el proyecto para continuar creciendo y no parar, no parar, no parar. Deseo crecer profesionalmente y que The Smart Lollipop llegue a miles de niños y familias. Lo deseo y lo sueño cada día.

blog-diana-ballart-california
Ser emprendedora es apasionante, trabajar en innovación es el mejor que he hecho nunca, el mundo de la salud y la tecnología es inmensamente interesante pero la base de todo fue, sin duda, SOÑAR EN GRANDE. El “no” ya lo tenemos, así que… ¿porqué no probarlo? Pero si lo hacemos que sea de verdad, con cuerpo y alma, que me parece que solo así los sueños se hacen realidad. Y tú, ¿sueñas?