blog-lavar-alimentos-juan-manuel

¿Se deben lavar todos los alimentos antes de cocinar?

Por norma general, todos aquellos alimentos manipulados desde la producción hasta su recolecta, deben lavarse debido a las fases por las que han pasado y para eliminar las posibles bacterias que hayan entrado en contacto. Aún así, vamos a revisar aquellos alimentos que no necesitan ser lavados y por qué.

Huevos

Aunque cueste de creer por las veces que están implicados en intoxicaciones alimentarias y porque su exterior suele estar cubierto de heces o paja, los huevos son uno de esos alimentos que no debes lavar. Ni antes de guardarlos en la nevera, ni cuando vayas a usarlos. La cáscara de huevo se caracteriza por ser porosa y, además, tiene una fina capa de cutícula que la impermeabiliza e impide que los gérmenes pasen al interior. Si lavas el huevo, podrías eliminarla y entonces las bacterias penetrarían la cáscara.

Hay una serie de factores que sí debes tener en cuenta:

  • Qué el exterior del huevo manche el interior al cascarlo.
  • Utilizar la cáscara para separar la clara de la yema.
  • Cascar el huevo en el borde del recipiente donde vayas a echarlo o comértelo.

Pollo

Más del 40 % de la gente lavaba este alimento antes de cocinarlo. Acción que, al parecer, aumenta el riesgo de toxiinfección alimentaria en lugar de reducirlo.

Si quieres asegurarte la inocuidad alimentaria, es importante:

  • Cocinar bien el pollo, no dejarlo semi-curado.
  • Tener cuidado con la contaminación cruzada. No utilices la misma tabla o los mismos utensilios de cocina que usas para el pollo crudo para manipular otros alimentos.

Filetes de ternera y cerdo

Al igual que pasa con el pollo, los filetes de cerdo y de ternera no deben lavarse. En este caso, se debe a que muchos de los nutrientes, así como los sabores y los aromas podrían perderse con el agua. Cocina bien este tipo de carne y evitarás cualquier posible intoxicación alimentaria.

Setas

Las razones por las que no debes lavar las setas es porque pierden mucho sabor y aroma; y, además, cogen mucha agua, lo que hace que no queden bien al cocinarlas.

Recomendaciones:

  • Limpia las setas pasándoles un trapo húmedo o un cepillo si la tierra está suelta.
  • Pela el sombrerillo en caso de que esté muy sucio. O bien, recorta las zonas más dañadas o estropeadas.
  • Escaldalas en agua hirviendo si optas por añadirlas a un guiso.
  • Evita comer setas que no hayan sido cocinadas.

Verduras en bolsa

Las verduras que se venden en bolsa (espinacas, acelgas, ensaladas…), independientemente de que sean para cocinar o consumir en crudo, suelen lavarse con algún desinfectante en baja dosis para evitar patógenos, por lo que son bastante seguras. Así que no tiene ningún sentido que las vuelvas a lavar.

Alimentos que sí debes lavar

  • Los pescados con vísceras, para limpiar los restos de las tripas.
  • Las frutas y verduras sin envasar y que vayas a consumir con piel o en crudo.
  • Las patatas peladas y troceadas, sobre todo si vas a freírlas. De esta forma, eliminas algunos de los azúcares y reduces la formación de acrilamida.
  • El arroz, para eliminar el almidón superficial y que el grano quede más suelto. Aunque esto dependerá del plato que vayas a preparar.
  • Las legumbres es recomendable ponerlas a remojo, así se les quitan algunos de los componentes que producen más flatulencias y se facilita su cocción.

Es importante que tengas en cuenta todos estos puntos antes de cocinar cualquier alimento. De este modo, podrás aprovechar todo su sabor, aroma y aprovechar al máximo todas sus cualidades alimenticias.