El tomate: en verano aprovecha todas sus propiedades

Gazpacho con jamón[/caption]

Con la llegada del calor tan intenso de estos días, apetece tomar alimentos que nos refresquen. En verano, tenemos la suerte de disponer de gran variedad de verduras, frutas y hortalizas frescas que podemos consumir de diferentes formas. La variedad de colores que presentan, nos ofrecen además gran diversidad de vitaminas y minerales antioxidantes. Hoy toca hablar del tomate, alimento veraniego por excelencia  ¿Quieres saber más de esta hortaliza?

El tomate es uno de los alimentos más consumidos gracias a la gran variedad existente, a las diferentes formas que tenemos para tomarlo y a la facilidad para combinarlo con otros alimentos. Lo podemos consumir en zumo de tomate, gazpacho, salmorejo, “pa amb tomaquet”, en bocadillo, salsas, guisos, ensaladas, pizza, rellenos, conservas… Y aunque tomates podemos encontrar todo el año, es en verano cuando presentan su mejor calidad nutricional y de sabor.

Es un alimento que tiene muy pocas calorías ya que está compuesto mayoritariamente de agua y en poca proporción de hidratos de carbono que le confiere el ligero sabor dulce que tiene. Es fuente además de fibra, de minerales como potasio y magnesio y con un buen contenido en vitaminas del grupo B como la B1, B2, B5, destacando las vitaminas  C, E, la provitamina A y los carotenoides como el licopeno que es el pigmento que le da su característico color rojo. Su gran contenido en estos nutrientes, hacen que esta hortaliza sea una importante fuente de antioxidantes que protegen nuestro organismo contra los radicales libres, sustancias que nuestro cuerpo genera de forma natural.

Existe variedad de tipos de tomates como el tomate ”Cherry”, que resulta ideal para ensaladas, el “Roma” para freír, hacer conservas, para untar el pan y para elaborar gazpacho y salmorejo. El tomate de cuelga para el “pa amb tomàquet” ideal para untar el pan y para pizzas. El tomate “Raf” para las ensaladas,  el tomate de “pera” también utilizado para untar el pan, para conservas, salsas y purés. Y el tomate “Daniela”, para salsas o para gazpacho. Y otros como Dan-Ronc o Monserrat y un largo etc. Como consejo a la hora de escogerlos en la compra, decir que se han de rechazar aquellos tomates demasiado blandos, muy maduros o con magulladuras y los que tengan manchas de sol.

Para ayudarte, te dejamos a continuación a dos enlaces  de recetas con el tomate como protagonista: una de SALMOREJO y otra de GAZPACHO CON ZANAHORIA, ambos acompañados de unas pizcas de jamón serrano Argal, una cena ideal ¡rica, refrescante, ligera y nutritiva!