Juan Manuel Sánchez Reche

Alimentos esenciales para el desayuno de los niños

Juan Manuel Sánchez Reche

Alimentos esenciales para el desayuno de los niños

24/09/2019

Sabemos que el desayuno es la comida más importante del día pero, ¿por qué? Piensa que es el primer consumo de energía que se ingiere tras pasar muchas horas sin comer. Es el momento más importante en lo que respecta a la alimentación diaria por ser la conclusión del periodo de relajación y del comienzo de las nuevas actividades.

Para los niños y niñas en edad de crecimiento es muy importante potenciar la primera comida del día, pues la variedad de alimentos les aportarán las proteínas necesarias para el desarrollo de sus actividades.

Pero atención, antes de entrar a recomendar los alimentos más saludables, recuerda que del mismo modo que no comes y cenas lo mismo todos los días, tampoco deberías hacerlo con el desayuno y los más pequeños de casa, tampoco.

Pasamos a ver los alimentos más recomendables para los desayunos de los peques. Una alimentación ideal sería una libre de colorantes, de aditivos, de espesantes y tratar que sea lo más fresca posible. Es importante conocer las características de los diferentes alimentos y qué cantidades diarias se recomiendan para los niños en edad escolar.

Alimentos ricos en proteínas
Aquí encontramos la leche y sus derivados, las carnes transformadas (como salchichas, embutidos…), los huevos, los frutos secos o los cereales. En cuanto a los huevos, no hay que consumir más de 4 ó 5 a la semana.

Alimentos ricos en hidratos de carbono
Aquí entran el pan, el azúcar, la mermelada, la miel, las frutas o dulces en general. La presencia de hidratos de carbono en la dieta es esencial para cubrir las necesidades energéticas, por lo que hay que estimular el consumo de los alimentos que los contienen.

Alimentos ricos en fibra
Cereales integrales, frutas, frutos secos… La fibra constituye una forma de prevenir y combatir el estreñimiento. Se calcula que la dieta debe contener, al menos, unos 25 gramos de fibra diaria.

Alimentos ricos en grasas
Aceites (de oliva), frutos secos (nueces, almendras, avellanas y cacahuetes), aguacate, mantequilla. Se recomienda disminuir el contenido de este nutriente en la dieta, muy especialmente las grasas de origen animal (saturadas). Se aconseja el consumo de grasas de origen vegetal, sobre todo el aceite de oliva. El abuso de alimentos grasos como procedimiento habitual contribuyen a la obesidad.

Alimentos ricos en vitaminas A y C
Frutas (naranja, kiwi, fresa, fresón, albaricoque, melocotón, pera, manzana, melón). Para segurar un aporte adecuado de todas las vitaminas se recomienda tomar cinco raciones de frutas y verduras al día.

Alimentos ricos en calcio
Productos lácteos (leche, queso, yogur, batidos, postres lácteos en general). Las necesidades de calcio son altas en la etapa escolar, especialmente en la adolescencia, ya que es esencial para la formación del esqueleto. El calcio contenido en alimentos de origen vegetal se absorbe peor. El niño debe consumir leche (medio litro, al menos, al día). Salvo prescripción médica, no necesita ser descremada. Como complemento o sustituto de un vaso de leche puede tomarse un yogur o una porción de queso.

Alimentos ricos en hierro
Frutos secos, pasas, ciruelas secas, cereales de desayuno. Las necesidades de hierro son muy elevadas durante los periodos de crecimiento rápido, por lo que este mineral es esencial en la edad escolar. El hierro procedente de alimentos de origen animal se absorbe mejor.

Alimentos ricos en yodo
Sal yodada. Las necesidades de yodo aumentan moderadamente en la pubertad, sobre todo en la chicas. El consumo de sal yodada para condimentar las comidas es una práctica deseable, lo que no significa que deba aumentarse el aporte de sal en los alimentos.

¡Así que ya lo sabes! No olvides añadir estos alimentos en los desayunos de los peques de forma variada y equilibrada.