Sandra Moñino

¿Cómo sabemos si un producto procesado es saludable o no?

Sandra Moñino

¿Cómo sabemos si un producto procesado es saludable o no?

20/06/2022

Debido al ritmo de vida que llevamos en la actualidad, tendemos a consumir muchos productos procesados que hacen que ahorremos tiempo en cada comida.
Lo ideal sería comer alimentos reales, pero no siempre podemos dedicar tiempo a cocinarlos. Por eso, cuando consumimos alimentos procesados, tenemos que asegurarnos de que son lo más saludables posible.
Hoy te voy a enseñar los pasos que tienes que seguir y en todo lo que tienes que fijarte para saber hacer una buena elección de estos.
Todos los productos procesados llevan su etiquetado nutricional por ley, pero hay que saber leerlo muy bien porque hay veces que los grandes fabricantes utilizan esto a su favor, confundiendo a los consumidores. Así que lee atentamente todo lo que te voy a contar, ya que una buena alimentación empieza en el carrito de la compra y nuestra mejor arma para esto es convertirnos en consumidores informados.
El etiquetado nutricional es la información contenida en todos los productos alimenticios, que describe los nutrientes e ingredientes que contienen y se suele encontrar en la parte posterior del alimento.
Lo primero en lo que tenemos que fijarnos es en el listado de ingredientes. Estos se encuentran ordenados de mayor a menor cantidad en el producto. Aquí es importante que no contengan muchos ingredientes, cuantos menos mejor y, si en los primeros ingredientes encontramos azúcar, harinas refinadas, en lugar de harinas integrales, o aceites refinados, deberíamos buscar otra opción más sana.
Fíjate muy bien en los porcentajes. Por ejemplo, en el caso del pan, debemos tener en cuenta el porcentaje de harina integral; en el caso del chocolate, el porcentaje de cacao; o en el caso del jamón cocido, el porcentaje de carne. Cuanto mayor sea este, más natural y más saludable será el alimento.
Algo importante a destacar es la cantidad de azúcar que suelen llevar los productos procesados. Este aporta mucho sabor a los alimentos, hace que nos creen adicción y, también actúa como conservante. Por lo tanto, es el ingrediente favorito de los fabricantes, pero en nuestro cuerpo actúa como un agente muy nocivo. Por eso tenemos que vigilar su presencia en los productos que consumimos diariamente. Y, ¿cómo podemos saber si lleva azúcar un alimento procesado o no? ¡Leyendo el listado de ingredientes!
Si en los primeros ingredientes aparece el nombre azúcar u otros como dextrinas, cristales de caña, fructosa, sacarosa, sirope de arce, miel, azúcar de caña, azúcar moreno… debemos buscar una opción mejor y si aparece por la mitad o el final, entonces miraremos en la tabla nutricional para saber qué cantidad contiene.
Mi consejo es que evitemos el consumo de los alimentos procesados que contengan más de 5g. de azúcar por cada 100g. de producto, si este producto en sus ingredientes tiene escrito alguno de los nombres citados anteriormente que haga referencia al azúcar.
Hago hincapié en que tiene que estar la palabra en los ingredientes porque no debemos confundir los azúcares añadidos con los azúcares presentes de forma natural en el alimento. Por ejemplo, unas ciruelas pasas pueden tener hasta 35g. de azúcar por cada 100g. de producto, pero en la lista de ingredientes no aparece el nombre de azúcar ni similares, ya que se trata de azúcar intrínseco y, en general, este sería aceptable.
Por último, la sustitución de azúcar por edulcorantes tampoco sería una gran alternativa, ya que en exceso pueden desencadenar una inflamación intestinal. Debemos acostumbrar a nuestro paladar a los sabores naturales de los alimentos o a endulzar con frutas, por ejemplo.
Estos son solo algunos de los consejos o pasos a seguir para aprender a leer etiquetas y empezar a alimentarnos mucho mejor. Ponlo en práctica y siempre sabrás lo que estás comiendo. Invirtiendo tiempo en tu compra, ganarás salud.