Sandra Moñino

¿Es necesario compensar los excesos del verano?

Sandra Moñino

¿Es necesario compensar los excesos del verano?

15/08/2022

Llega el verano, el buen tiempo, las ganas de salir, las vacaciones y con ello aumenta nuestro ocio y la frecuencia con la que solemos acudir a restaurantes.

Esta época del año, junto con las Navidades y celebraciones de Semana Santa, es una de las que solemos afrontar con cierto temor por miedo a los excesos que asociamos a estas fechas. Este miedo incrementa si hemos decidido ponernos en mano de un Dietista-Nutricionista para que nos guíe en la mejora de nuestros hábitos alimentarios. No obstante, no hay de qué preocuparse ni tener miedo a las salidas o excluirnos de nuestra vida social.

Generalmente, pensamos que cuando nos salimos de nuestra rutina o de opciones saludables y hemos ingerido más cantidad de comida de lo que hacemos de manera habitual, es necesario compensar este exceso, ya sea mediante la práctica más intensa de deporte o saltándonos comidas anteriores o posteriores pese a que tengamos hambre. Nada de esto es necesario ni recomendable, pues nos aleja de nuestras señales de hambre-saciedad, fomenta una mala relación con la comida y culpabilidad y nos hace entrar en un círculo vicioso de “me excedo – compenso – me excedo”.

Entonces, ¿cómo afrontamos estas situaciones? En primer lugar, si es una comida puntual, en donde gran parte de la semana hemos llevado una alimentación saludable, mi consejo es que simplemente la disfrutes. Eso sí, procurando estar atenta a cuando ya te encuentres saciada y no continuar comiendo por inercia.

Si por el contrario, tienes varias salidas planeadas esa semana o estás de vacaciones, sí que sería recomendable, buscar el equilibrio entre el disfrute y la flexibilidad y el cumplimiento de los hábitos saludables. En este caso, en gran parte de las salidas puedes optar por opciones saludables que son fáciles de encontrar en casi cualquier restaurante como carnes/pescados/mariscos a la plancha o asados y acompañar siempre de un plato de verduras ya sea a la parrilla o en ensaladas. Optar por agua como bebida acompañante sería una buena opción.

Si tras el evento, tienes hambre en la próxima comida, por favor, ¡no te la saltes! Ingiere esa comida con normalidad procurando incluir proteínas de calidad (carnes magras/pescados/huevos) y verduras en suficiente cantidad. Si, por el contrario, ha sido una ingesta copiosa y no tienes apetito, no has de obligarte a hacer la siguiente comida, puedes saltártela hasta la siguiente sin problemas.

A continuación, te doy algunas ideas de cenas ligeras, nutritivas y completas que puedes usar para aquellos días en donde has tenido un evento en la tarde y llegada la cena tienes apetito:

  • Gazpacho andaluz (comprado con bueno ingredientes) + trocitos de verdura (pepino, pimiento, cebolla) + 1 huevo cocido + 1 Jamón Serrano Argal Tradición.
  • Ensalada templada: hojas verdes, cebolla y berenjena salteada, tomates Cherry, 20g de queso feta y 150g de pechuga de pavo a la plancha troceada
  • Salteado de verduras varias (por ej.: puerro, brócoli, setas) con tortilla de dos huevos y dos lonchas de Jamón Cocido Extra Argal Bonnatur.
  • Ensalada fresca: rúcula, canónigos, tomate, pepino y cebolla + mango + 3-4 langostinos, una tarrina de queso fresco y aguacate.