Celia García

Hábitos saludables

Celia García

Hábitos saludables

03/06/2021

Durante el año, hay tres momentos en los que nos replanteamos nuestros hábitos y decidimos ponernos las pilas y empezar a llevar una vida más saludable. Uno es en Enero, en cuanto acaban las fiestas de Navidad, otro es en Mayo-Junio, que es cuando empieza el calorcito y con él, la llegada del momento bañador o bikini, ahí es cuando nos apresuramos a estar en forma y queremos estar perfectos en 2 semanas y el otro momento es en Septiembre, que es cuando todo vuelve a la normalidad y con ello los buenos propósitos.

Es algo cíclico y cada año pasa igual, hay gente que se compromete al 100% y consigue coger rutina en cuanto se lo propone, otras personas, necesitan un poco más de empuje y otras van de lunes en lunes y no terminan de arrancar nunca. Y es que cambiar tus hábitos de la noche a la mañana no es nada fácil, hay que estar 100% comprometido con ello, como si lo hicieras con tu mejor amiga/o, pero esta vez, el compromiso es mayor, porque es algo que vas a hacer contigo misma/o y sobretodo, no empezar con todo de golpe, porque en la mayoría de los casos acabará en frustración y terminaremos tirando la toalla al segundo día…

Es por esto que debemos empezar los buenos hábitos poco a poco, si tu objetivo es empezar a hacer ejercicio, proponte hacer 30 minutos 3 días a la semana y de ejercicios de tú nivel, está genial querer mejorar, pero mejor empezar con un nivel principiante e ir subiendo poco a poco, que, por querer ver cambios enseguida, hacer ejercicios que hace alguien que lleva años entrenando.

Lo mismo pasa con los hábitos de alimentación, si pretendes cambiar tu desayuno, comida, merienda y cena de los 7 días de la semana de un día para otro, o estás súper bien organizada/o o acabará en frustración, porque tanto cambio junto será muy difícil de gestionar…

Lo mejor será empezar por cambiar una comida de tu día a día, por ejemplo la comida, donde puedes empezar por hacer platos muy sencillos pero muy sabrosos, ahora hay infinidad de posibilidades, a mí, personalmente me gustan mucho los bowls, donde puedo poner todo tipo de ingredientes y hacer una ensalada muy completa, que me sacie y además buenísima! Y lo mejor es que la mayoría se pueden guardar en un tupper y llevar al trabajo si nos toca comer allí.

Otra cosa que puedes hacer es tener cositas preparadas para cuando el hambre aprieta a media mañana o media tarde, que ahí es cuando más tiramos de ultraprocesados nada saludables…Un mini-bocadillo de pan integral (y si es de masa madre, mejor) con un poquito de tomate, un chorritín de aceite de oliva virgen extra y un poco jamón curado de pavo es maravilla pura!! Otra opción es una pieza de fruta y un puñado de frutos secos, que también saciarán mucho y además aportan muchas grasas buenas, vitaminas y fibra.

Pero lo más importante de todo esto es que hagas cambios de manera sana y segura, no vale empezar una vida saludable si te empiezas a obsesionar con todo y dejas de hacer las cosas que te gustaban, la salud mental también es muy importante.

No pasa nada si un día (o dos) te apetece comer una pizza o una hamburguesa, o salir a tomar algo con tu pareja o amigos, la vida para mí, en términos generales, es un 80% saludable y un 20% totalmente flexible y nunca me siento culpable por ello… y hay semanas que será 60-40 y otras 95-5, porque igual que si no cuidas en exceso tu alimentación, comerte un día una ensalada no va a hacer nada, al contrario tampoco, si te cuidas con normalidad, por comer un día una hamburguesa no va a pasar absolutamente nada.

En el equilibrio está la esencia de los hábitos de vida saludable.