blog-piel-sana-nutricion

Nutrición para tener una piel sana y bonita

La publicidad y el marketing han conseguido que asociemos la imagen de una piel sana y bonita a la aplicación de cremas cosméticas. Nada más lejos de la realidad.

Una piel bonita tiene mucho que ver con SALUD

La piel es el mayor órgano que tenemos por la gran superficie corporal que ocupa. Es uno de los 5 órganos de eliminación (digestivo, urinario, respiratorio, linfático) y a través de ella se eliminan muchas toxinas del interior hacia afuera.

Para que una piel luzca radiante, luminosa, con aspecto joven y bello, el interior del cuerpo tiene que estar sano, bien nutrido e hidratado. Es un reflejo del interior.

Sin duda es cierto, que la genética influye decisivamente en la apariencia de la piel que se hereda, desde el color y tonalidad, hasta la textura y grosor…

También influye la edad, el sexo, la raza…y las exposiciones al medio exterior: al sol, al aire, a la humedad ambiental, los humos, los químicos…

Y cómo no, también es buen reflejo de los cuidados que se le dispensan. Existe una diferencia evidente entre la piel bien cuidada y la que jamás recibió el masaje con crema hidratante o el pelado de un peeling o la micropunción de una mesoterapia de vitaminas…

Y la nutrición ¿qué grado de importancia tiene en el aspecto de la piel?

  • La nutrición es vital

La piel se regenera constantemente porque está muy expuesta y para tener suficiente flexibilidad y resistencia, necesita además de mucha hidratación, proteínas (colágeno, fibras de elastina…) necesita ácidos grasos, vitaminas, minerales, antioxidantes…..

Para que nuestra piel reciba esa buena nutrición para sus células, no solo hay que proveer a nuestro cuerpo con alimentos saludables, variados y de calidad que procedan de la madre naturaleza, sino que además, esos nutrientes han de poder ser absorbidos por una mucosa intestinal sana y en perfecto estado….y ahí es donde muchas veces empiezan los problemas de la piel:

Actualmente se han disparado las dermatitis, sobre todo en bebés, las rosáceas, las psoriasis, las pieles secas deshidratadas, los problemas de microcirculación en la piel y casi todo tiene que ver con un interior ácido y desequilibrado y un intestino con una mala flora bacteriana y todo ello está relacionado con la nutrición:

  • Lo que comemos
  • y lo que absorbemos por el intestino