blog-taller-argal-recetas-invierno

Recetas de invierno que forman parte de una dieta saludable

El invierno es tiempo de “cuchara” y no se puede negar que los platos de cuchara tienen muchísimos seguidores y además no tienen por qué ser perjudiciales, en realidad hay opciones buenas para todos.

Las recetas tradicionales de esta estación pasan de abuelas y abuelos a madres y a padres y a hijas e hijos casi como un rito culinario familiar. Entre algunos de los que podemos citar están la fabada, el cocido madrileño, los negritos con arroz, lentejas con chorizo, patatas a la riojana, pote asturiano, pote de castañas, sopa de pollo, puré de verduras, marmitako de bonito, sopa de ajo, garbanzos con espinacas y bacalao; caldo de gallina o de pescado, caldo gallego, verdinas con almejas y langostinos, sopa de fideos, puré de calabaza, alubias pintas, etc…

Es evidente que los platos tradicionales de cuchara son un patrimonio cultural gastronómico que se debe de mantener. Aunque a veces hayan sido denostados son muy preferibles a la multitud de alimentos procesados y ultraprocesados que son actualmente habituales en nuestra dieta y además muchos de ellos pueden formar parte de un patrón dietético saludable e incluso en las versiones menos saludables pueden ser consumidos ocasionalmente.

¿Se puede decir que existen unos platos de cuchara tradicionales más sanos que otros?

Cada vez hay más evidencia científica de los beneficios (en cuanto a la prevención de enfermedades crónicas) de un mayor consumo de alimentos vegetales y de un menor consumo de alimentos animales, por ello, aquellos platos de cuchara con más cantidades de verduras y menos contenido de alimentos de origen animal ( sobre todo de carnes procesadas como embutidos etc…) son preferibles. Un puré de verduras es un excepcional plato de cuchara y unas legumbres estofadas con verduras también. Pero eso no significa que tomarnos una fabada de vez en cuando vaya a suponer un peligro si habitualmente seguimos unadieta saludable. Otras opciones con verdinas con langostinos, Garbanzos con bacalao… también pueden ser consumidas más habitualmente ya que lo que principalmente se deben limitar son las carnes procesadas.

Es tiempo de legumbres

Es el invierno un momento en el que se suelen consumir más platos de legumbres, y realmente todas las legumbres son muy interesantes, permiten aportar a nuestro organismo proteína vegetal de un valor biológico aceptable (sobre todo además se consumen otras fuentes de proteína vegetal como cereales o frutos secos), fibra soluble, hidratos de carbono de bajo índice glucémico…. Tienen un valor calórico moderado y un elevado poder saciante y su consumo habitual se ha relacionado con un mejor control de la glucosa y de los lípidos sanguíneos como el LDL-colesterol.
Ahora bien, en la península ibérica hay platos de cuchara típicos muy conocidos como el cocido de garbanzos, el pote gallego, cocido madrileño, cocido maragato, la fabada, el pote asturiano, el pote de castañas… Tienen en común que aportan demasiadas calorías, grasas saturadas y carnes procesadas, por ello se deben consumir ocasionalmente y no habitualmente pero otras opciones como puré de verduras y hortalizas de la huerta o unos moros y cristianos o unas fabas con almejas o unas lentejas con jamón sí pueden formar parte de nuestra dieta habitual y ser una buena opción.

Los platos de cuchara no son solo del invierno, ahí están por ejemplo algunas sopas y cremas frías de verano

En últimos tiempos se han puesto moda las sopas frías y cremas frías elaboradas principalmente con verduras y hortalizas. Tampoco resulta raro encontrarse con variantes del gazpacho que incluyen frutas en su composición. En todas estas recetas si no añadimos mucha nata etc… ( como a veces se hace) son opciones saludables

¿A nivel nutricional, cuál de los platos de cuchara es el más saludable y cuál menos?

Los típicos purés de verduras básicos son las opciones más saludables, las opciones con mucha carne procesada ( como puede ser la fabada con su tocino, morcilla, chorizo…) deben ser consumidas de forma ocasional. Hay platos como fabes con almejas o con centollo, lentejas con jamón, garbanzos con lomo, alubias con pulpo….que incluyen otras fuentes de proteína animal que se pueden consumir con cierta periodicidad..

Algunos mitos

Hay gente que, siguiendo una dieta o bien una “reeducación alimentaria” come más habitualmente legumbres y también cereales integrales como arroz integral, pasta integral…. Y algunos mitos alimentarios considera a estos alimentos incompatibles con otros a la hora de seguir una dieta, pero no solamente no son incompatibles con ningún alimento sino que el consumo habitual de legumbres y de cereales integrales se relaciona con menor riesgo cardiometabólico entre otras cosas.

En definitiva

Aprovechemos esta estación para disfrutar de recetas tradicionales cuidando de nuestra salud, no hay recetas prohibidas, un día es un día, pero además tenemos opciones para ser consumidas habitualmente.