PabloGianella2

Gente que ama lo que hace: Pablo Gianella, “constructor de viajes” en la Pegu Travells. Yangón (Myanmar).


Continuamos nuestra búsqueda de “personas que aman lo que hacen” por el mundo. Y es que, como os contábamos en anteriores artículos, como el de Cristian Sánchez, hay muchas personas que, no conformes con el trabajo o las oportunidades que tenían en sus lugares de origen, no han dudado en desplazarse hasta la otra punta del globo para ejercer una actividad profesional con la que se encuentran totalmente realizados.

Nos encontramos en Yangón, capital de Myanmar (antiguamente Birmania) y aquí hemos tenido la suerte de conocer a Pablo Gianella, que llegó al país por razones personales, y tras un periplo por otros países asiáticos, regresó a esta ciudad arrastrado por su increíble belleza y la amabilidad de su gente. Poco después de su llegada, fue contratado como Sales Executive en Pegu Travels, una agencia de viajes especializada en tours a medida para personas que quieren conocer Myanmar sin complicaciones en un viaje que se adapte perfectamente a sus gustos y preferencias. Pero Pablo dice que fuera de la parafernalia de su cargo, él se considera a sí mismo “constructor de viajes” que ayuda a las personas a disfrutar al detalle de un país como Myanmar (puedes leer también aquí más información sobre su historia en la entrevista que le hicimos para Moove Magazine).

Pero lo que ha sabido hacer muy bien Pablo es realmente dejarse llevar por la vida, en el mejor de los sentidos. Según él “hacer planes es un poco inútil, ya que las cosas siempre salen de otra manera a lo que pensamos” y lleva toda la razón: en ocasiones nos pasamos la vida planificando cosas que no siempre están en nuestra mano, por lo que también es importante saber identificar y seguir algunas oportunidades que nos van saliendo al paso.

Y es así como una persona, con formación en Ciencias Políticas y una profunda pasión por la historia, hoy ha encontrado un lugar perfecto que completa de una forma inesperada su interés por estos dos campos: por un lado, Myanmar tiene una historia muy desconocida para el mundo y, por otro, una situación política convulsa y muy particular. Para Pablo vivir todo ello de cerca y llegar a transmitírselo a sus clientes a través de los viajes que organiza, es un todo un placer.

El caso de Pablo es un claro ejemplo que la profesión soñada no pasa obligatoriamente por el emprendimiento o autoempleo, sino, simplemente encontrar un lugar en el que te sientes realizado y feliz con lo que haces. Eso sí, no siempre te espera el trabajo perfecto a la vuelta de la esquina como en este caso, en el que nuestro protagonista se ha trasladado a Asia, ni más ni menos que a uno de los países a los que aún le queda mucho por andar para llegar a las comodidades e infraestructuras de sus vecinos.

pablogianella

Y es que no todo siempre es perfecto. Él ha encontrado una actividad muy satisfactoria, pero la oportunidad que se le brindaba se encontraba muy lejos de su casa y de los suyos, en un país aún desconocido para el mundo y de reciente apertura al turismo.

Sin embargo, Pablo está encantado de estar viviendo esta experiencia. En su día a día, disfruta enormemente del trato personal con cada uno de sus clientes, con crear el viaje que se adapte al cien por cien a sus gustos y aficiones. Tiene la gran responsabilidad de tener en sus manos las vacaciones de muchas personas, pero la mejor parte, según nos cuenta, es cuando sus clientes le dan un feedback positivo sobre su experiencia y, en ocasiones, hasta crea verdaderas amistades con algunos de ellos que se encuentran agradecidos por su labor a la hora de viajar por el país. Y es que Myanmar tiene una belleza abrumadora y su gente es tan amable que resulta increíble (lo corroboramos).

Así que ya sabéis, si os gusta viajar y estáis cansados de los lugares sobresaturados de turismo y sin alma, os animamos a que descubráis Myanmar y si es de la mano de este gran profesional, que desarrolla su trabajo con verdadera pasión, estamos seguros de que tendréis la mejor de las experiencias.

Pablo, ¡gracias por descubrirnos los secretos de este maravilloso lugar y hacer que estemos locos por regresar a conocerlo aún más!