Laura Alejandro

Gente que Ama Lo Que Hace – Entrevista a Guillermo Ortiz. Coach

Laura Alejandro

Gente que Ama Lo Que Hace – Entrevista a Guillermo Ortiz. Coach

17/08/2021

Guillermo Ortiz. Coach – Experto en inversiones inmobiliarias, Cofundador de “invertir con Sentido” y Socio “We Tech Food Robotics”.

Para algunos, ser joven significa no tener (todavía) las cosas claras. Pero no siempre es así. De hecho, en España tenemos la suerte de tener a jóvenes comprometidos con su futuro a una edad muy temprana. Y claro, en alguna ocasión nos encontramos con la combinación ganadora en la que todas las variables funcionan: la pasión, la energía, el compromiso, la visión, la madurez y todo lo que se necesitaría para convertir cualquier emprendimiento en éxito. Guillermo Ortiz (Febrero de 1989) se parece mucho a lo que acabamos de describir.

¿Por qué? Porque considero que en esta vida no son los golpes de suerte los que hacen que alguien triunfe, sino, ante todo, la determinación, la estrategia, la persecución de objetivos y metas claros.

Eso precisamente es lo que encontramos en Guillermo, un joven que ya lleva unos años en el mundo del emprendimiento, aunque como muchos otros, comenzó su andadura trabajando para una gran multinacional.

Su historia completa te la contamos en esta entrevista que le hice para Moove Magazine y puedes leerla aquí. Pero continuamos con su trayectoria para mostraros cómo y por qué a día de hoy es uno de esos afortunados que pertenece al cada vez más numeroso club deGente que ama lo que hace”.

Como os contaba, en su trabajo en una multinacional, pronto le sucedió lo que a muchas otras personas inquietas (de las que hablamos constantemente en esta sección): se dio cuenta de que vivía para trabajar y que este esfuerzo lo estaba haciendo única y exclusivamente para otros. Que sus jornadas se extendían en demasiadas ocasiones a más de 10 horas y su vida se reducía a esa actividad casi por completo sin tener una motivación que fuera más allá que la de ganar su sueldo.

Inversiones intergeneracionales: La historia de su vida

Guillermo tenía ideas por desarrollar. Quería romper su techo de cristal y no tardó en dejar su trabajo para unirse a sus padres, que hicieron de inversores de su futuro negocio inmobiliario, y comenzar en la actividad de los bienes raíces.

Más que nunca, Guillermo entiende que para crecer muchas veces se requiere ayuda. Y es que, según él: No podemos temer pedir ayuda a los que nos conocen bien. Quien mejor nos conoce que nuestros padres?”

Pero ¿y si su experiencia pudiera crear escuela? 
De eso se trata. Por eso él quiere promover la idea de una asociación intergeneracional, en la que los padres y sus hijos e hijas tengan un proyecto de inversión común, donde comparten una visión pero donde cada uno aporta lo que sabe o tiene.
Dicha visión revolucionaria merece toda nuestra atención ya que estamos hablando de variables que van mucho mas allá de una simple asociación. Mucho mas allá de lo que rodea la empresa familiar, en la que normalmente uno trabaja pacientemente para poder un día coger las riendas. En este caso, padres e hijos son pilotos y copilotos

Bajo esta premisa de inversión junto a su núcleo familiar, se formó en el campo de las inversiones inmobiliarias y, a la vez que hace operaciones de compra venta por su cuenta y junto a algún socio o grupo inversor, creó junto al exitoso emprendedor Ángel María Herrera, una completa formación sobre el negocio inmobiliario llamada “Invertir con sentido”.

Invertir con Sentido: operar con un porqué

Pero no querían crear un programa que transmitiera la compra por la compra de inmuebles o tuviera fines especulativos, sino que con él buscaban, en definitiva, que los alumnos con más o menos capacidad adquisitiva, pusieran su dinero a circular con un sentido, con una finalidad concreta, con un porqué.

Por ello, desde el día 1 del curso animan a encontrar a través de un programa paralelo que se llama «Propósito Transformador Masivo” en el que, según su propio nombre indica, los alumnos analizan en profundidad sus anhelos, valores y metas y establecen su plan para conseguir su propósito vital.

Esta formación ya está finalizando su segunda edición con y cuenta con 50 alumnos que pasan a formar parte de un Club de Inversores que tienen acceso a interesantes oportunidades inmobiliarias y la posibilidad de coinvertir juntos en diferentes inmuebles diversificando el riesgo.

Pero a pesar de que Guillermo dedica gran parte de su tiempo a todo esto, no quiero dejar de mencionar que sus miras son más amplias.

Su capacidad de disciplina y organización son fundamentales para llegar a todo. Y he podido ser testigo de que su apretado planning se cumple, haciéndole llegar a sus objetivos de forma gradual y constante.

Y en este planning aparte de sus metas personales, también hay cabida para otros proyectos como “We Tech Food”, una startup desde la que abogan por la robotización en restaurantes, una señal más de que Guillermo siempre tiene un ojo puesto en el futuro, sin olvidarse de que el momento más importante es el ahora, un “ahora” que él,sin duda, se come a bocados.

Síguele en Instagram si quieres estar al tanto de sus emprendimientos: @Guilerortizp