Ramón de Cangas

¿Cuándo comer? Cronodieta

Ramón de Cangas

¿Cuándo comer? Cronodieta

24/06/2021

¿Cuándo comer? Cronodieta

Actualmente, son habituales los consejos sobre alimentos que debemos evitar antes de ir a dormir, consejos como “evitar lácteos y frutas”, pero no se deben tener en cuenta ya que carecen de fundamento. Entonces, ¿influye el momento en que comemos?

Una de las principales características de los seres vivos es la presencia de cambios fisiológicos, que responden a una serie de procesos periódicos llamados: ritmos biológicos o ritmos circadianos. Veamos de qué se trata.
A mediados de siglo XX, se dio a conocer un nuevo campo de estudio en la ciencia: la cronobiología. Etimológicamente, del griego kronos (tiempo), bio (vida) y logo (estudio) se encarga del estudio de los distintos procesos de sincronización en los seres vivos.

La luz de la mañana nos prepara para afrontar el día y su ausencia nos aclimata para el descanso, ¿cierto? “Los ritmos circadianos son oscilaciones de las variables biológicas, que tienen lugar en intervalos de tiempo regulares”; es decir: funcionan como el “reloj” que controla dichos ritmos en el núcleo supraquiasmático, gracias a un conjunto de neuronas que se encuentran en el hipotálamo (cerebro). Su actividad depende mucho de factores externos principalmente, de la luz.

La luz, como información, llega a través de los ojos (ciclo luz/oscuridad) a la hipófisis (glándula pituitaria, que se encuentra en el cerebro) y esta secreta la conocida melatonina, dependiendo de si hay, o no, estímulo de luz. Por lo tanto, el ritmo luz/oscuridad afecta a la producción de ciertas hormonas como el cortisol, hormona estimulante tiroidea, hormona luteinizante, la renina etc.

Investigaciones recientes

Estudios de la investigadora Marta Garraulet y de otros científicos manifiestan que retrasar la hora de la comida del mediodía y de la cena puede dificultar la pérdida de peso. También, hay evidencias de que consumir demasiada energía antes de irse a dormir puede ser perjudicial. Se debe señalar que es más importante el tipo de alimentos (reales en contra de los ultraprocesados) que “el cuándo” se come. Sin embargo, dado que “el cuándo” sí influye en nuestro organismo podemos hablar de una cronodieta.

En nuestro cuerpo hay ciertos “ritmos biológicos” y de ahí el concepto de ritmonutrición: una nutrición adaptada a los ritmos biológicos del cuerpo y que se basa en los conocimientos en cronobiología.
La cantidad y calidad de los alimentos consumidos influye en nuestra salud. El cuerpo humano es más eficiente en su digestión cuando está activo (en un entorno de luz). Por lo tanto, ingerir alimentos cuando el organismo espera descansar o dormir, en un entorno oscuro, puede alterar el metabolismo. Comer en el día y ayunar durante la noche beneficia un reloj circadiano saludable y optimiza el metabolismo.

Los estudios en humanos, adultos jóvenes, concluyen que comer cuando aumentan los niveles de la hormona del sueño (melatonina) se asocia con tener una mayor cantidad de grasa corporal. Las mujeres con obesidad que comieron más temprano, perdieron más peso con el mismo patrón alimentario. Los estudios en adultos muestran que comer a altas horas de la noche se asocia con mayores índices de obesidad y se genera mayor riesgo de enfermedades cardiometabólicas.

El sistema circadiano hace que el cuerpo sea más eficiente para digerir, absorber y metabolizar los alimentos a horas más tempranas (fase activa). Un ejemplo es la sensibilidad a la insulina, que está más elevada por la mañana. Las comidas más abundantes se digieren y absorben mejor en las primeras horas del día. Por tanto, evitar las comidas pocas horas antes de acostarse en la noche puede tener beneficios para la salud.

Conclusión

Se pueden obtener conocimientos sobre el comportamiento de nuestro cuerpo gracias a la cronobiología, para saber cómo la nutrición puede influirnos. Y, a su vez, queda mucho por investigar; por lo tanto, lo más recomendable es acudir a un Dietista-Nutricionista para que la asistencia sea personalizada y no poner en riesgo la salud de las personas.

“Somos lo que comemos y nuestra salud depende de ello”.