Ramón de Cangas

El verdadero o falso sobre la nutrición

Ramón de Cangas

El verdadero o falso sobre la nutrición

02/12/2021

Verdadero o falso?

A consecuencia de la proliferación de mensajes radicales, mitos y ganchos publicitarios poco ortodoxos… Son muchas las dudas que se plantean los consumidores, a día de hoy. Aunque algunas cuestiones pueden parecer evidentes, el nivel de desinformación es tal que puede resultar interesante dedicar unos minutos a esclarecer algunas de estas ideas. No porque una mentira se repita muchas veces se convierte en verdad. Y mucho más, si cabe, en cuestiones relacionadas con la alimentación. Es por ello que debemos huir de mensajes radicales, incongruentes y sin evidencia científica. Y, ante la duda, acudir a profesionales debidamente formados para aclarar cualquier información.

¿La cocción debe ser a altas temperaturas?

El fuego lento o moderado, en un intervalo de tiempo mayor, garantiza un consumo seguro, libre de microorganismos perjudiciales contribuyendo, de este modo, al mantenimiento de las características organolépticas (textura, color, sabor y olor) y propiedades nutricionales del alimento.

¿La proteína daña el riñón?

No, necesariamente. Las personas con patologías renales sí deben tener en cuenta la cantidad de proteína ingerida diariamente. No obstante, las personas con patologías de esta índole deben cumplir con las pautas y seguimientos de su especialista. Por el contrario, en personas sanas una dieta media en proteínas no supone ningún riesgo. Una ingesta de hasta tres gramos de proteína por kg de peso corporal no es perjudicial.

¿Si frío mucho el pescado puedo eliminar el anisakis?

Este parásito conlleva un riesgo de intoxicación alimentaria importante. Incluso, en aquellas personas que han desarrollado una alergia (por su consumo habitual, sin saberlo), el anisakis puede suponer un shock anafiláctico.

La manera de minimizar el riesgo por intoxicación es congelar las piezas a temperaturas inferiores a -20 grados Celsius entre 24 y 48 horas antes de ser consumidas. Preferiblemente, la congelación debe ser industrial. No obstante, este proceso no inactiva todos los microorganismos patógenos. El mejor método para destruir los patógenos es cociendo las piezas, una vez descongeladas.

¿Sucede algo si un alimento se quema?, ¿lo podemos comer?

A cuanta más temperatura cocinemos, más compuestos perjudiciales se generan. No debemos dejar que los alimentos se pasen, es decir, se desaconseja presentarlos requemados con una costra marrón o negra. Debemos evitar que estén en contacto directo con el fuego.
Una buena opción, más novedosa, es cocinar con robots de cocina, ya que reducen estos riesgos.
¿Ingerir agua en las comidas engorda?

No es cierto. El agua no aporta calorías al organismo. Fisiológicamente, no es posible engordar bebiendo agua. El agua no engorda ni antes ni durante ni después de ingerir alimentos.

¿El hielo puede ser peligroso?

El hielo es agua congelada y, más allá de esta obviedad, debemos tener presente que el agua que se congela debe, al igual que el agua en estado líquido, cumplir con los requisitos de potabilidad.

¿El agua con limón, en ayunas, adelgaza?

No existe ninguna evidencia científica sobre ello. De hecho, ha estado muy extendida la falsa creencia de que este ritual matutino aportaba, a su vez, beneficios a la hora de depurar y desintoxicar el organismo. La realidad es que no hay ningún alimento que pueda producir ninguna de estas reacciones en nuestro cuerpo. Como opción refrescante es una buena idea, pero nunca con los fines anteriormente mencionados.

¿Los carbohidratos engordan por la noche?

Tras la cena, solemos estar menos activos, por lo tanto, existe un menor gasto energético. Pero más allá de este hecho, el consumo de hidratos de carbono por la noche (siempre en raciones coherentes con nuestra actividad a esas horas) no engorda.

¿Agua y azúcar para evitar agujetas tras la actividad física?

No hay evidencia científica al respecto. Numerosos estudios han demostrado que la aparición de agujetas se debe a unas micro-roturas entre los tendones y/o músculos. Y, este hecho, no es susceptible de mejorar, o de evitarse, consumiendo agua con azúcar.

¿Es lo mismo nutrientes que matriz alimentaria?

No. En la matriz están los nutrientes y otra serie de sustancias bioactivas, etc. que interaccionan, entre sí, produciendo una serie de efectos fisiológicos diferentes a los que provocan esos mismos nutrientes “sueltos”.

¿Hay que guiarse por las kilocalorías?

Mi recomendación, como profesional, es que se considere más el valor nutricional del alimento y menos las kilocalorías. No tienen nada que ver 1500 kilocalorías en forma de chocolatinas que esas mismas kilocalorías en forma de fruta o verduras.

Muchos más mitos circulan, en la actualidad, en diferentes canales de comunicación. Es por ello que debemos alejarnos de los mensajes sensacionalistas, radicales y desprovistos de cualquier evidencia científica, antes de asumirlos como ciertos. La alimentación es básica para una buena salud.