DEPORTES DE RESISTENCIA… Y ¡CORRER CON ÉXITO!

Hoy en día, ha aumentado considerablemente el número de personas que practican deportes de resistencia como: running, atletismo, triatlón, trekking… Pero, ¿cuentan estas personas con unas buenas pautas nutricionales? Nosotros te explicamos a continuación cómo complementar correctamente la alimentación en estos deportes, ya que sabemos que una alimentación equilibrada y suficiente es garantía de éxito.

En los deportes de resistencia el rendimiento depende de distintos factores. Además de las condiciones físicas de cada persona, son esenciales para conseguir los objetivos que queremos alcanzar la alimentación y la hidratación, antes, durante y después de la prueba física.

En la cesta de la compra podemos encontrar una gran variedad de alimentos que nos pueden ser útiles para mantener una alimentación sana y equilibrada, imprescindible en la práctica deportiva. Los podemos clasificar según sus componentes nutricionales: alimentos proteicos, grasas, féculas o cereales y fruta y verdura.

Las féculas o cereales son el principal combustible de nuestro cuerpo para hacer deporte, se dividen en dos grandes grupos: cereales de absorción rápida (fruta, mermeladas, azúcares…) o de absorción lenta (pasta, pan, cereales integrales…). Es importante saber que en función del momento en el que estemos de la competición, nos interesará más tomar unos que otros. Por ejemplo, los de absorción lenta serán de especial interés en los días y horas previas a la competición para preparar las reservas de energía; y los de absorción rápida nos ayudarán durante la competición, debiendo tomar una pequeña ración de estos cada 60 min. si la competición dura más de 1 hora.

Seguidamente, hay otro grupo de alimentos que nos aportan aún más energía que estos últimos: las grasas. Aunque se deben tomar con moderación, tomar un puñado de nueces durante la competición, por ejemplo, puedo ser nuestra carga de energía para afrontar la carrera. Por otro lado, encontramos los alimentos proteicos, los cuales formarán parte de la estructura de nuestro organismo y se deberán tomar los días previos y después de la competición. Alimentos como el jamón o el pavo cocido Bonnatur de Argal, pueden ser tus aliados perfectos en estos momentos. Fáciles de tomar, con escaso contenido graso, con proteínas de buena asimilación, ayudan a la recuperación muscular entre otras funciones imprescindibles.

La verdura y la fruta nos proporcionan las vitaminas y minerales que ayudarán a adaptar nuestro cuerpo al entrenamiento, y son una fuente imprescindible de antioxidantes y fibra.

Por último, y no menos importante, la hidratación es un aspecto primordial en el deporte, tal y como hemos comentado en el post anterior. Para poder realizar una carrera de resistencia con éxito, debemos ir debidamente hidratados y mantener esta hidratación durante y después. ¡No te olvides de nuestros consejos y esperamos que te sean de ayuda!