Helados caseros: la opción fácil, fresca y sana para el verano

Helados Caseros[/caption]

Uno de los alimentos más apetecibles y refrescantes en el verano son los helados. Debemos tener en cuenta que muchos de estos que podemos comprar a base de nata, chocolate, azúcar… nos aportan un alto contenido calórico. Así que una buena idea es prepararlos en casa a base de ingredientes naturales, hidratantes y frescos; además son fáciles de hacer, requieren poco tiempo para su elaboración y pueden servir de distracción para los más peques de casa. Veras como disfrutan haciendo y después comiendo lo que ellos mismos han preparado. Te damos unas ideas saludables y sencillas de cómo disfrutar de este producto tan apetecible para combatir el calor de estos días. 

A continuación algunas recetas:

POLOS DE FRUTAS: puedes utilizar diferentes frutas, aprovecha toda la variedad de fruta que nos ofrece esta época del año. Utiliza melocotones, nectarinas, ciruelas, melón, sandía, etc.  Utiliza las más maduras, así tendrás un sabor más dulce sin necesidad de añadir azúcar. Corta las frutas, tritúralas por separado y ponlas en recipientes para helados. Luego métalos en el congelador durante unas horas hasta que estén listos. Puedes hacer los polos tanto de un sabor como mezclar varias frutas, incluso cubrirlos parcialmente con chocolate negro. ¡Prueba con las que más te gusten!

SORBETES DE FRUTAS. Te proponemos esta receta de sorbete de melón pero puedes utilizar cualquier tipo de fruta. Parte el melón, quítale las semillas y cortarlos a trozos. Colócalo en un recipiente para congelar. Mételo en el congelador durante unas 3 horas. Una hora antes de servir trasládalo a la nevera. Pasado este tiempo, tritúralo con la batidora, añadiendo un poco de agua y sírvelo  en copas.

HELADO CASERO DE YOGURT: Pela y corta un mango (o cualquier otra fruta) y ponla en un recipiente para congelar junto con 2 yogures naturales cremosos (tipo griego) en el congelador unas 4-5 horas. En aquellas frutas más ácidas se les puede añadir un poco de miel. Pasado este tiempo lo sacamos y licuamos unos 2 minutos. Para servir le puedes añadir unas nueces enteras.

Aquí tienes unas propuestas sencillas para disfrutar tomándolas como postre o como una merienda completísima junto a un bocadillo de pechuga de pavo Bonnatur Argal. Una forma de dar frutas y lácteos que a los más peques, y a los mayores también, les encantará.