Consideraciones nutricionales en el deporte: entrenamiento vs competición

Deporte Natación[/caption]

Es muy importante asegurar una buena alimentación e hidratación cuando se practica deporte, sabemos que puede mejorar nuestro rendimiento para llegar en las mejores condiciones al entrenamiento o a la competición, así como mejorar la recuperación. Hoy veremos qué comer durante dos periodos diferentes para un deportista; la etapa de entrenamiento o pretemporada y la etapa de competición ¿Quieres saber más?

Durante el periodo de entrenamiento o pretemporada, como en cualquier caso, un aspecto fundamental es realizar una dieta equilibrada, variada, saludable y suficiente. Por eso debemos organizar el número de comidas diarias a 4 o 5 tomas, ajustadas a los horarios de los entrenamientos. La hidratación también es muy importante y especialmente estos días de verano que aprieta tanto el calor.

Los hidratos de carbono (los encontramos en pasta, arroz, patata, pan y legumbres) juegan un papel fundamental, ya que serán nuestro principal combustible en la práctica deportiva. Las frutas y las verduras son también imprescindibles como fuente de vitaminas y minerales antioxidantes. Los alimentos proteicos ligeros (cómo carnes y derivados como el jamón cocido o el pavo Bonnatur de Argal,  pescados y huevos) serán la base del aporte de proteínas de alto valor imprescindibles también para la recuperación muscular.  Los lácteos bajos en grasa nos aportaran calcio y otros minerales.

Ya en el período de competición, toman especial relevancia algunos nutrientes, aunque siempre con la misma base de la alimentación equilibrada. El día anterior a la competición, no debemos olvidarnos de los hidratos de carbono, para tener cargadas las reservas de glucógeno muscular, esos azúcares que nos ayudarán a mantener el ritmo el día siguiente. Un menú de ejemplo para la cena previa podría ser, un plato de pasta con calabacín, pollo al horno y ensalada, a modo de postre un yogur desnatado con cerezas.

Unas 2-3 horas antes del esfuerzo, es imprescindible tomar algo como: un bocadillo de jamón cocido Bonnatur de Argal, con un yogur con fruta y un par de nueces, o un tazón de cereales con pasas y bebida de soja y un plátano…

Durante la actividad, debes ir hidratándote, como bebida el agua fresquita alternándola con bebida isotónica, y nunca debes esperar a tener sed.  Si la actividad es de larga duración, debes ir reponiendo también en hidratos de carbono, ya sean alimentos o bien preparados para deportistas como geles, barritas…

Ya finalmente, una vez terminada la prueba, es muy importante la reposición de líquidos, así como  los hidratos de carbono perdidos como esa proteína que nos ayudará a la recuperación muscular. La comida de después podría ser: patatas al horno con verduras asadas, lenguado a la plancha con ensalada y a modo de postre requesón con miel, nueces y higos.

Y finalmente y a tener en cuenta, nunca hagas pruebas el mismo día de la competición, ¿verdad que nunca te pondrías un zapato deportivo nuevo? Pues lo mismo con los alimentos…