Día Internacional del Bienestar ¡come sano, siéntete bien!

El Día Internacional del Bienestar se celebra, cada año, el segundo sábado de Junio, cómo un día internacional dedicado al vivir bien, en el amplio sentido de la expresión. Este año con el lema «Un día puedes cambiar tu vida» y con el propósito de hacerse la pregunta, aunque sea una sola vez, «¿Cómo puedo vivir una vida más sana y mejor?»

Todos nos hemos planteado alguna vez seguir una vida más saludable, hacer más ejercicio, estar más relajados, cuidar el medio ambiente… en definitiva, queremos vivir mejor y cuidarnos, tanto física como espiritualmente, algo que puede ser fácil si nos lo proponemos. Desde Argal también queremos  aportar nuestro granito y por eso te explicamos a continuación los 7 pasos del manifiesto del Día Mundial del Bienestar, para que poco a poco, y de manera muy simple, podamos ir incorporándolos a nuestras vidas para un futuro mejor… ¡Toma nota!

Caminar durante 30 a 60 minutos, todos los días. Según la OMS, niveles de actividad física de 30 minutos al día para los adultos (o el equivalente a 150 minutos semanales), o 60 minutos al día para los niños; serían suficientes para apropiarnos de todos los beneficios de tener una vida activa.

Bebe más agua, unos 1.5 o 2 L. Especialmente en verano es fundamental hidratarse bien, cuando el calor aprieta y somos más sensibles a deshidratarnos, especialmente los niños y las personas mayores. Un helado casero o un batido o smoothie pueden ser otras opciones ¡fáciles, frescas y nutritivas!

Intenta utilizar el menor plástico posible, haz recogida selectiva y recicla, en definitiva, intentemos ser sostenibles.

Aliméntate equilibradamente, con productos frescos, de temporada y de proximidad. La Dieta Mediterránea nos aporta muchos beneficios, rica en frutas y verduras, en pescado, en carnes magras (como el jamón o el pavo cocidos Bonnatur de Argal), rica en cereales y legumbres, en lácteos y leches fermentadas, en aceite de oliva… variada y bien organizada.

Intenta hacer alguna buena acción, aunque sea a pequeña escala, a medida de tus posibilidades y del tiempo que dispongas…, el beneficio es global.

Cenar en familia  ¡aunque cuantas más comidas juntos mejor! Situaciones ideales para fomentar la comunicación, la tranquilidad, mensajes nutricionales… innumerables beneficios imposibles de no aprovechar.

Acuéstate pronto e intenta dormir 8 horas todos los días.  Cenar pronto para facilitar la digestión y el posterior descanso es fundamental.