A la vuelta de las vacaciones… ¡quiero adelgazar!

La vida relajada de verano puede habernos dejado algún kilito de más… son muchas las ocasiones que se pueden haber presentado; las vacaciones con esos desayunos de bufet irresistibles en el hotel, esos aperitivos deliciosos en el chiringuito de la playa, los helados del paseo de la tarde, o las cenas gourmet con amigos… todos ellos pueden haber desequilibrado nuestra alimentación y ahora, ya en medio de nuestra rutina, nos apetece retomar los buenos hábitos y cuidar nuestra línea. ¡Pues manos a la obra!

Querer adelgazar no tiene que ser el objetivo de por sí, una mejora en los hábitos de alimenticios van a ser los propiciadores del mantenimiento de peso a la larga, que es en realidad lo interesante. Seguir una dieta equilibrada no tiene mucho secreto, es solo cuestión de querer y de saber organizarnos: 5 comidas al día, 5 de frutas y verduras… “un poco de todo y mucho de nada”.

De todas formas, en esta época, puedes ver y oír, un montón de métodos de adelgazamiento, de dietas para perder peso, en revistas, en la tele, en internet… y muchas veces el dilema estará en decidirse por una puesto que hay muchos tipos e información al respecto, y no siempre del todo rigurosa.  Es importante asesorarte y escoger muy bien, y ante todo buscar una dieta totalmente personalizada como clave del éxito.

Por supuesto debes evitar las “dietas milagro”, estas dietas en las que se promete una rápida pérdida de peso en un corto periodo de tiempo; igualmente evitar ese otro tipo de dietas en las que se excluyen grupos de alimentos, y por el mismo motivo, también debemos desconfiar en aquellas dietas a base de un solo alimento o a base de complementos.

A continuación te proponemos un día de menú ligero para que tomes como ejemplo, seguro te ayudará, aunque como te decíamos anteriormente, cada persona es un mundo y debes apostar por un asesoramiento profesional personalizado.

Busca la motivación, todos los buenos propósitos no se lograron de la noche a la mañana: paciencia, perseverancia, metas cortas y alcanzables, como en perder peso o en otras metas que nos proponemos… ¡cada día es un buen día para empezar!

169 menu septiembre