Cómo iniciarse en el «Mindful eating» para aprender a saborear y disfrutar los alimentos

El Mindful Eating o también llamada alimentación consciente, es un paso más para lograr una dieta saludable. Es un nuevo estilo de vida que marca el dejar de vivir en ‘piloto automático’, y empezar a vivir de una manera consciente, sana y activa, para estar más tranquilos y felices. Te explicamos cómo a continuación.

Es importante destacar que elmindful eatingno es una dieta para adelgazar, ni para ninguna etiqueta en concreto. Es un método que nos enseña a estar atentos a nuestras necesidades fisiológicas y emocionales. Para prestar atención a nuestras señales de hambre y de saciedad, aprender a diferenciar el ‘me apetece’ del ‘me conviene’, del ‘ya estoy lleno, no necesito nada más’ o del simple ‘tengo sed’.

Para todo esto es muy importante practicar meditación, ser amables y comprensivos con nosotros mismos, así como tener una actitud curiosa, sosegada y madura. Se trata de adquirir más inteligencia emocional, de saber interpretar cómo nos sentimos y de reaprender a comer escuchando a nuestro organismo.

Para empezar puedes seguir estos sencillos pasos, aunque al principio sean dos o tres días a la semana:

1. Tomar un vaso de agua despacio antes de empezar a comer, respirar y conectar con nuestro cuerpo.

2. Sentarse tranquilo y elegir un lugar agradable.

3. Es imprescindible comer sin distracciones, apartar el pc, el periódico, el móvil o apagar la tele…

4. No tardar menos de 20 o 30 minutos en cada comida, observando, masticando despacio https://argal.com/2019/06/04/los-inconvenientes-de-comer-rapido/ , saboreando los alimentos y estando concentrados en lo que hacemos.

5. Elegir un menú variado y equilibrado  es fundamental, debemos elegir aquellos alimentos que resulten enriquecedores para el organismo. Tomar conciencia de la procedencia de lo que comemos y de su impacto ambiental.

6. Es importante no comer si no tenemos hambre. Y no debemos comer con los ojos, son preferibles cantidades pequeñas de diferentes ingredientes, y no quedarnos demasiado llenos.