La gastronomía de la Semana Santa Católica.

 

La gastronomía de la Semana Santa, del calendario litúrgico católico tradicional, se caracteriza por sus costumbres culinarias más bien austeras, tanto en la elaboración de los alimentos como en los ingredientes que los incluyen. Cada país o región tiene platos y preparaciones típicas, por lo general muy energéticas y saciantes.

 

Es una época en la que rigen las normas gastronómicas son severas, por ejemplo, la abstinencia y el ayuno a sólo una comida al día, así como, no se puede comer carne en los Seis Viernes de Cuaresma. Todo esto hace que el pescado acompañado de verduras, legumbres, huevos… tomen especial relevancia en estas fechas, de aquí los nombrados alimentos pascuales como: el huevo duro, el pan o el bacalao. Las sopas de pan duro y ajo, potajes con bacalao, garbanzos guisados con espinacas, buñuelos, el sancocho canario, croquetas, patatas viudas, tortillas, huevos de vigilia o rellenos de anchoas… son sus platos típicos.

 

Los dulces pasan a ser ingredientes protagonistas en la mayoría de las regiones. Típicas torrijas, las frituras como buñuelos de viento, flores fritas, los pestiños, la leche frita o el frangollo… además en Catalunya, Valencia y Aragón, son muy típicas las monas de Pascua. Estas eran originalmente unos bollos de pan dulce, también en forma de roscón, tipo pan de brioche, con anís y otras especies, con azúcar y huevos cocidos, decorados en la cáscara.  Este pan dulce de miga esponjosa y aromatizada, de naranja y agua de azahar, se corona con azúcar y unos huevos cocidos decorados, es el dulce que pone fin a la cuaresma y a sus abstinencias.

 

Poco a poco han ido cambiando también a una mona tipo pastel, muy decorado con huevos de chocolate, fruta confitada, plumas de colores… Este pastel tiene una base de bizcocho básico tipo genovesa, relleno de mermelada, merengue, chocolate, nata o crema catalana… cubierto también con yema, almendras o una crema de mantequilla. Originalmente, los padrinos de bautizo regalan la mona a sus ahijados el Domingo de Pascua.

 

También puedes hacerla, aquí la receta, con un ¡bizcocho de sólo 3 ingredientes!

 

Bate las claras de 6 huevos hasta el punto de nieve, incorpora poco a poco 150 gramos de azúcar, luego las yemas una por una y finalmente 150 gramos de harina tamizada, dándole vueltas suaves. Hornea a 175 ºC unos 35-40 minutos, y deja enfriar. Luego rellénalo con los ingredientes que más te gusten y decóralo con huevos de chocolate, fruta, plumas de colores…

 

¡Felices vacaciones!