La alimentación y su importancia para un envejecimiento saludable

 

Seguir una alimentación saludable y un estilo de vida activo es importante en cualquier etapa de la vida. Ya en las primeros años de vida ayuda a los niños al crecimiento físico y intelectual, más adelante en la etapa adulta participa en el mantenimiento de una buena salud, y finalmente en el envejecimiento puede ser determinante en la calidad de vida de las personas. Así que hoy vamos a explicarte su importancia en este momento vital.

 

Es algo normal que con el paso de los años nuestro cuerpo vaya cambiando, algunos aspectos pueden notarse a simple vista, sin embargo otros no los podemos ver ni notar pero suceden y son en los que debemos hacer especial hincapié.

 

No lo podemos percibir, pero es natural que con el paso de los años nuestra composición corporal varia, perdemos masa muscular y aumentamos nuestra masa grasa. De aquí que con el paso de los años deberíamos reducir sensiblemente el consumo de calorías y aumentar moderadamente el consumo de proteínas saludables , presentes en el pescado, el huevo, la carne y sus derivados bajos en grasa como el jamón cocido, y reducir todas las calorías vacías, por ejemplo procedentes de alimentos azucarados menos sanos o del alcohol.

 

También es un momento de vital importancia para la salud ósea, aunque ya no podemos acumular minerales en los huesos, es muy importante mantener una buena ingesta de alimentos ricos en calcio como la leche, los yogures y los quesos tiernos… para, por lo menos, compensar las pérdidas que se dan en este momento vital. Salir a caminar  y tomar un poco el sol serán igualmente importantes tanto para evitar la descalcificación como para producir vitamina D.

 

Todo esto sin olvidar la ingesta de fruta, de verduras y hortalizas, que mantendrán nuestro organismo al máximo nivel de antioxidantes imprescindibles para ralentizar el envejecimiento y combatir los radicales libres, así como mantener una buena salud intestinal gracias a su contenido en fibra.

 

Además siempre debemos pensar en algunos problemas de la tercera edad, como la falta de salivación, la falta de dentición, o la falta de sabor u olor puesto que los sentidos también se ven afectados… que pueden complicar un poco la alimentación. En estos casos preparar alimentos con un poco de jugo o salsas para facilitar la deglución, o ofrecer alimentos blanditos para facilitar la masticación… pueden ser estrategias muy válidas para fomentar una buena nutrición en las personas mayores, y siempre ten en cuenta el método del plato.

 

Asimismo es común que ya hayan aparecido algunos problemas de salud como diabetes, colesterol , hipertensión… Todos ellos de riesgo cardiovascular, por lo que mantenerse en un peso adecuado, seguir una dieta variada, equilibrada, ligera, baja en sal, rica en grasas saludables como las del pescado azul, el aceite de oliva o los frutos secos, son todas ellas, como las explicadas anteriormente, estrategias de éxito en la vejez.