El deporte y sus beneficios ¡sorprendentes!

 

Sabemos de la importancia de realizar actividad física de una manera regular. Son muchos los beneficios de moverse, algunos los sabemos, otros se descubren poco a poco, la ciencia avanza y con ella nuestro bienestar…¡algunos te sorprenderán!

 

Desde el punto de vista físico, el deporte fortalece el sistema músculo-esquelético, es decir ayuda a tener un esqueleto fuerte, así como un buen tono muscular. Este último punto, cada vez toma más importancia, el musculo tiene un papel fundamental en muchos de los aspectos fisiológicos que ocurren en nuestro organismo.

 

El músculo además es un tejido activo que consume siempre energía ¡incluso cuando dormimos! De esta manera mantener una buena musculatura, además de darnos mas fuerza, más tono y quizás mejor imagen corporal, influye directamente también en nuestro metabolismo.

 

No debemos olvidar que con la edad, con dietas inadecuadas  y con un estilo de vida sedentario, es fácil perder masa muscular y ello puede comportar algunos inconvenientes como aumento de tejido graso, osteoporosis, aumento de peso, resistencia a la insulina… es decir, la actividad física ayuda además a prevenir y a reducir el riesgo de sufrir determinadas enfermedades.

 

Des del punto de vista psicológico, la actividad física mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de tener estrés o ansiedad… muy importante ahora en plena pandemia por Covid, en que debemos tener especial atención también a nuestra alimentación.

 

Sabemos que hacer ejercicio proporciona bienestar psicológico, gracias a las más de 50 hormonas que el organismo es capaz de generar al hacer actividad. La endorfina, la serotonina, la dopamina y la oxitocina, son sólo algunas de las responsables de la producir esa sensación de bienestar y juntas se las conoce como el cuarteto de la felicidad. Sin olvidar que una mejor imagen corporal puede mejorar la autoestima de algunas personas, cosa que no es menos importante.

 

Otro punto importántisimo a tener en cuenta cuando hacemos deporte, es que también mejoramos nuestro sistema inmune, ¡Sí sí! Como lo lees. Poner a nuestra musculatura a trabajar, hace que se sinteticen algunas células defensoras que ayudan a nuestro sistema de defensas a protegernos de enfermedades.

 

Por todo esto te animamos a ¡practicar deporte! Seria ideal que alternes ese deporte de tipo cardiovascular, el que siempre te decimos, de moderada intensidad y de larga duración, cómo: caminar rápido, correr, ir en bici, nadar… un mínimo de 45 minutos. Con los ejercicios de fuerza o de tonificación, de mucha intensidad y de corta duración, cómo: sentadillas, ejercicios con pesas, planchas, burpees, flexiones… series de 15 o 20 repeticiones con peso moderado.

 

Así, con una dieta apropiada y saludable ¡mantendrás tu tejido graso a ralla y tu musculatura al máximo!