La dieta de la felicidad

La felicidad es un estado de ánimo que nos hace sentir bien. Y aunque hay muchas maneras de ser feliz,  suelen ser las pequeñas cosas las que nos hacen sentir satisfechos en nuestro día a día. Es curioso saber  que una alimentación saludable, además de ayudarnos a cuidar nuestra salud, también puede mejorar  nuestro estado de ánimo.

Te lo explicamos a continuación.

Aunque no hay estudios concluyentes, hay algunas evidencias de que ciertos alimentos pueden influir en  nuestra actividad cerebral y mejorar la salud mental y emocional, ofreciéndonos una sensación de  bienestar, relajación y placer.

Una de estas sustancias que pueden ayudar al bienestar es el triptófano, un aminoácido necesario para la  producción de serotonina, la “hormona del bienestar”. Aunque no hay datos definitivos, un buen ejemplo  serían los alimentos ricos en proteínas como las carnes magras, los huevos, el pescado, los frutos secos o la  leche y sus derivados…

Los alimentos ricos en hidratos de carbono también son el combustible del cerebro. Por eso es importante  seguir una dieta con estos alimentos feculentos, concretamente los de lenta asimilación , para que el cerebro tenga  un suministro constante de glucosa que también ayudará a la producción de serotonina. Por eso es  interesante consumir alimentos como pasta, arroz, legumbres, plátanos, nueces, cereales integrales o  chocolate en alto % en cacao…

Finalmente, el pescado rico en omega-3, parece también tener un papel interesante en nuestro estado de  ánimo. El pescado azul  tiene los niveles más altos de aceites omega-3, así que incluye en tu  dieta salmón, caballa, sardinas o atún en conserva…

Está claro que tener una buena salud es clave para ser feliz. Por eso, debemos alimentarnos  equilibradamente, con alimentos saludables, ricos en nutrientes, protectores de la salud. Además de tener  un estilo de vida saludable con la práctica de actividad física habitual  y vida social.