Ideas de Bocadillos saludables para comer en el trabajo

 

Cada vez hay más personas que por cuestiones de horario hacen una o más comidas en su lugar de trabajo. Un bocadillo, bien pensado, con los ingredientes adecuados, también puede ser una opción de comida saludable, variada, rápida y sabrosa, tanto si lo compramos preparado, como si lo preparamos en casa. A continuación, los consejos básicos y 5 ejemplos para que lo pongas en práctica si eres amante de esta especialidad culinaria.

 

Para preparar un bocadillo o sándwich saludable tienes que tener en cuenta lo siguiente:

  1. El tamaño sí importa. Para que esté dentro de una dieta equilibrada, y si no queremos perder la línea, un tamaño de bocadillo ideal no es demasiado grande. Piensa debería tener unos 50 gramos de pan, más o menos como ¼ de baguette o un par de rebanadas de molde, aproximadamente. Seria ideal acompañarlo con una variada ensalada verde o con una sopa de verduras… como entrante. Y a modo de postre una pieza de fruta fresca o un yogur natural.

 

  1. Vegetales en el relleno sí o sí. Al rellenarlo siempre debemos pensar en verduras u hortalizas frescas, crudas o cocidas… Como sabes estas deben estar presentes siempre en nuestras comidas: lechuga, tomate, pimiento asado, champiñones… ¡las que más te gusten!

 

  1. El pan de calidad. Escoge diferentes tipos, con semillas, integral, blanco, con miga, sin miga, con nueces, de hogaza, de barra… Opta por panes de buena calidad, hechos con masa madre, más sabrosos, digestivos y nutritivos.

 

  1. Alimento proteico, preferiblemente bajo en grasa. El jamón o el pavo cocidos de calidad cómo los de Bonnatur de Argal son un relleno ideal, aunque también podemos añadir pollo, pescado, también en conserva, huevo…

 

  1. El aliño siempre natural y con poca sofisticación. Un poco de pulpa de tomate con aceite de oliva virgen extra será lo ideal, aunque una cucharadita de salsa ligera, o una de salsa de romesco… Tampoco les vienen mal, poca cantidad para no añadir un extra de calorías y que el pan no se ablande.

 

Con todos estos trucos, seguro ya tienes mil ideas en la cabeza, pero por si te has quedado en blanco ;-)) , a continuación unos cuantos ejemplos de bocadillos sabrosos y saludables que tenemos ya expuestos en el blog, ¡aquí tienes los enlaces!

 

Además del típico sándwich de atún y lechuga con tomate, o del clásico pollo a la plancha con champiñones y pimiento asado… otras combinaciones:

 

 

 

 

 

 

¡Bon appetit!