Menú semanal para empezar el año con energía

Después de unos días de vacaciones, empezamos el año nuevo con buen pie y con el propósito de comer saludablemente todos los días.

En pleno invierno, seguro que se nos ocurre preparar platos calientes. Y es que a nadie se le resiste un caldito ya sea de pollo o de pescado. Es muy típico añadir en él los ingredientes para un plato equilibrado, cómo unas legumbres, un poco de pasta fina o arroz. Podemos añadirle también unos daditos de verduras, o un poco de pollo desmigado así como un huevo duro picado o un poco de pescado… Un plato completo, además de nutritivo. Los caldos son unas preparaciones ciertamente hidratantes, que nos vienen fenomenal en invierno.

Para ayudaros en la planificación del menú, os proponemos uno que puede serviros de ejemplo.

En el desayuno

En el desayuno, varía tanto como puedas, añade un lácteo, cereales completos, fruta y algún alimento proteico.

Un bocadillo  siempre es una buena opción, así como unas tostadas de pan con hummus y queso fresco con un zumo de naranja, o un porridge de avena con nueces  … ¡Ponle imaginación!

 

En la comida o en la cena

Añade siempre verduras u hortalizas , son imprescindibles para una buena salud, altérnalas entre la comida y la cena. Es decir, si a mediodía tomas una ensalada, por la noche unas verduras asadas  y viceversa. Lo mismo con los alimentos proteicos, varía entre pescado y carnes, y añade fruta o yogur a modo de postre, teniendo en cuenta que durante el día debes tomar de 2 a 3 piezas de fruta y un par de yogures.


Y a modo de ejemplo !toma nota!

Día 1 

En la comida: Caldo de pollo con fideos. Merluza al vapor con ensalada. Yogur.

En la cena: Ensalada verde con dados de queso fresco y manzana. Pollo al horno con patata asada. Yogur

Día 2

En la comida: Verduras a la plancha (espárragos, calabacín y cebolla). Revuelto de huevo con gambas con una tostada. Fruta

En la cena: Crema de calabaza con picatostes. Salmón a la  plancha con guarnición de arroz basmati. Fruta

 

¡Feliz año nuevo!