Los nutrientes que debes incluir en todas tus comidas.

 

Las personas necesitamos de una gran variedad de nutrientes para tener energía y mantenernos sanos. Por este motivo, debemos prestar especial atención a que la alimentación de nuestro día a día nos aporte todos los nutrientes, minerales y vitaminas que nuestro cuerpo requiere.

 

En este post, te explicaremos la importancia de los diferentes nutrientes que debes incluir en tu dieta y en qué alimentos puedes encontrarlos  ¡y por orden de importancia!

 

El primero: verduras y hortalizas. Este grupo de alimentos son nuestra principal fuente de vitaminas, minerales y fibra.  Debes incluirlos en cada comida principal, un mínimo de 200 a 250 gramos, y como mínimo una vez al día en crudo tipo ensalada, crudités… Cocínalas al punto para mantener todas sus propiedades , siempre de temporada  y de km0.

 

El segundo: fruta. Añade tres piezas enteras todos los días, nos aportan las vitaminas y minerales antioxidantes que necesitamos. Y como mínimo un cítrico como naranja, fresas…  Como en las verduras las de temporada y de proximidad nos aportan todos sus beneficios con más sabor.

 

El tercero, cereales completos, las patatas y legumbres. Son nuestra principal fuente de energía, ricas en hidratos de carbono de lenta asimilación, nos proporcionan energía de larga duración. Añádelos en el desayuno, en la comida y en la cena como guarnición, o mezclados con verduras… Pan, pasta, arroz, quínoa, amaranto, trigo sarraceno, patata, garbanzos, lentejas… y todas sus variedades, altérnalas tanto como puedas.

 

El cuarto, el aceite de oliva, los frutos secos y las semillas. Las grasas vegetales procedentes del aceite de oliva  y de los frutos secos  son imprescindibles para la salud. Un puñado de frutos secos en crudo como nueces, avellanas, almendras… y nunca menos de 5-6 cucharadas soperas de aceite de oliva al día, preferiblemente virgen extra y en crudo. Son nuestros alimentos de dieta mediterránea ideales.

 

El quinto, la carne, el pescado y los huevos. Estos y sus derivados, son la principal fuente de proteínas de alto valor biológico , es decir, que podemos aprovechar muy bien. Raciones moderadas de unos 80 a 90 gramos de carne sin grasa o de pescado o de huevo en la comida y en la cena, serán suficientes para tener una dieta completa y equilibrada.

 

El sexto, lácteos. Añade todos los días un par de yogures a tu dieta y otro poco o de queso o de leche… Nos aportan el calcio que necesitan nuestros huesos.

 

El plato equilibrado  es una buena herramienta para saber cómo distribuir tus comidas día a día, y sobretodo ¡máxima variación!