Los 5 mejores «mini-desayunos» antes de practicar deporte.

 

Si vamos a practicar algún tipo de actividad física, nuestros desayunos deben aportarnos todos los nutrientes y la energía necesaria para poder cumplir con nuestro objetivo. La primera comida es muy importante sí, aunque no nos cansamos de repetir que se debe seguir una alimentación variada y equilibrada todo el día para tener una alimentación completa.

 

Os hemos hablado muchas veces de la alimentación y el deporte  , una pareja inseparable si lo que queremos es estar bien de salud y sacar el máximo provecho a nuestro entrenamiento.

 

Hoy nos vamos a fijar en aquellas personas que hacen deporte de moderada intensidad a primera hora de la mañana, pronto, ya sea salir a correr, hacer yoga o ir al gimnasio… Debes saber que no es nada recomendable salir con el estomago muy lleno, lo ideal es que hayan pasado un par de horas des de que desayunamos hasta que hacemos actividad física. En este caso, una persona que quiere salir a las 7 a.m. a correr, por ejemplo, debería levantarse a las 5 a.m. para desayunar, algo que tampoco seria muy recomendable ni quizás práctico, ya que el descanso también es muy importante.

 

En función de lo que se haya cenado el día anterior, el organismo tendrá ciertas reservas, y en personas muy entrenadas, salir en ayunas también tiene sus adeptos. Sin embargo, quizás en la mayoría de casos, lo ideal sería el “semi-ayuno”, es decir tomar algún alimento de fácil digestión que nos aporte un apunte de energía y de proteínas para no salir en ayunas y saciar el hambre de la mañana. Y ya después de la actividad, completar el desayuno.

 

A continuación 5 ejemplos de “mini-desayunos” ricos en energía y de fácil digestión que pueden ayudarnos:

1 – Una barrita de muesli, mejor si es casera, con una taza pequeña de té.

2 – Un plátano con un yogur bebido.

3 – Una tostada con un poco de aceite y jamón cocido Bonnatur con un cortado pequeño.

4 – Un bowl de yogur con un par de cucharadas de avena y unas pasas.

5 – Un zumo de 1-2 naranjas con un par de tortitas o pancakes de avena.

 

Siempre siempre piensa en lo que te sienta bien, tu mejor que nadie te conoces, pero toma algo antes de salir. Luego a la vuelta o a media mañana refuerza el desayuno del entrenamiento  con cereales completos, alimentos proteico bajos en grasas como el jamón o el pavo cocidos Bonnatur, fruta y algún lácteo bajo en grasas.